25 de Octubre, 2009

El libro, una tecnología obsoleta

Por Liliana García Domínguez - 25 de Octubre, 2009, 13:04, Categoría: Novedades y noticias

El artículo fue publicado hoy en el diario La Nación de Buenos Aires, en su suplemento dominical Enfoques.

Lo incluyo en forma completa. La reflexión me pareció muy valiosa. [Nota: la imagen no está en el artículo original]


Catalejo

El libro, una tecnología obsoleta

Hernan Casciari
Para LA NACION

BARCELONA

Todavía no he visto a nadie en el tren con un libro electrónico (e-book, para los modernos) pero las grandes empresas ya están pujando para posicionarse en el mercado. Saben por experiencia que hay que apostar a la monopolización de las costumbres. Aquí en España los dos grandes centros comerciales (El Corte Inglés y la FNAC) sólo venden su modelo de e-book, y casi ningún empleado sabe decirte qué ventajas tiene el artefacto. Cuando uno pregunta, en las librerías tradicionales de esos mismos comercios, si ya venden ejemplares para cargar en los e-book, te miran como si preguntaras cuánto vale el kilo de mercurio. Existe el soporte, pero todavía no está preparada la distribución.

El consumidor de literatura está, sin embargo, muy atento. No compra en masa el chiche nuevo, pero espía su evolución. Y es que el hábito digital hace que cada vez resulte más complicado leer a la antigua usanza. "Cuando veo libros es como mirar una tecnología obsoleta", decía no hace mucho James Tracy, el director de la Cushing Academy, en un reportaje de The Boston Globe . Y parece ser cierto: las nuevas generaciones de lectores se han acostumbrado al salto, al hipertexto, al procrastineo, a manejar tres o cinco ideas al mismo tiempo. Regresar al libro plano, unidireccional, es como volver a encender el fuego con una piedra y un palito. En ocasiones me ocurre a mí también, sobre todo con libros muy gordos. En la novela que leo ahora hay miles de notas al pie y repeticiones argumentales. Lleva un apéndice al final, con las biografías de todos los autores a los que se hace referencia en el corpus. Cada vez que necesito conocer un dato debo poner el señalador, cerrar el libro (voluminoso, ya ajado), manipularlo con fuerza y revisar las páginas finales. Me siento un Neandertal curioso y frustrado. A veces me da la sensación de que determinada idea ya fue expuesta ocho capítulos atrás, pero es imposible buscar la fuente: hay que hacerlo a mano, página a página.

Entre las múltiples razones sobre la tardanza del e-book hay una muy clara: las editoriales no quieren correr la misma suerte de las discográficas. Los grandes grupos editores le ponen palos en la rueda a los proyectos electrónicos porque todavía no descubrieron de qué forma ganarán dinero cuando la materia escrita sea intangible (como ya lo es la música, como ya lo es el cine). ¡Qué felices eran los directivos de la RCA Víctor cuando los discos eran de pasta o de vinilo, cuando el que quería escuchar una canción tenía que comprarse el long play entero! ¡Con qué amor fumaban sus habanos y contaban los billetes! Ahora la música es un intangible. Nadie la ve, no viene en cajita. Son datos invisibles que pasan de mano en mano, de oreja a oreja, sin que nadie pueda cobrar peaje. El cine también ha cambiado, tampoco viene en cajita. El único ámbito de la cultura popular que todavía sigue unido al packaging es el libro. Y el temor a que la cajita nos resulte obsoleta les pone los pelos de punta a los intermediarios de la cultura. Hace treinta años el gran enemigo del capitalismo eran los comunistas. Ahora son los intangibles.

© LA NACION


Contacto: lilianagardom@gmail.com

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

El Blog

Calendario

<<   Octubre 2009  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog