Mate

Por Liliana García Domínguez - 1 de Enero, 2006, 11:20, Categoría: General

Las efemérides de La Buena Nueva nos recuerdan que el 20 de mayo de 1616 el gobernador de la ciudad de Buenos Aires, José Hernandarias, prohibió el consumo del mate.

Una prohibición que no prosperó, como bien sabemos en Argentina.

La palabra mate proviene del quechua mati, que significa calabaza.

Los guaraníes lo llamaban caiguá (kaá = yerba, gua: sufijo que significa procedencia).

Diversos elementos componen el ritual del mate: el cebador, el mate o recipiente, la bombilla, el agua.

Cada uno de ellos tiene un papel protagónico. Si uno de ellos falla, la ronda del mate será calamitosa.

El cebador es el especialista, el que hacer "rendir" la yerba y oficia de huésped cálido para que se prolongue el placer.

El mate puede ser de diversos materiales, desde la tradicional calabaza hasta el de loza. Los materos prefieren el tradicional, que le da un sabor característico, aunque esto depende de cómo se haya curado el mate.

La bombilla fue, en un principio, una pequeña caña.

El agua debe tener una temperatura determinada, y lograrla es –a menudo- cuestión de "oído": la pava hace un ruidito especial cuando el líquido está a punto. Jamás debe hervir: se queman la yerba… y la lengua.

El ritual del mate muestra una concepción del mundo y de la vida: vence el aislamiento, reúne en torno del trabajo o de la charla íntima, hace la rueda…

Y según afirman algunos jóvenes, sólo se es realmente un hombre o una mujer la primera vez en que se prepara mate para el disfrute o la reflexión en solitario.

Contacto: lilianagardom@gmail.com

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

El Blog

Calendario

<<   Enero 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog